Biografía de Confucio

Estatua de Confucio
Estatua de Confucio

Biografia de Confucio

Confucio fue un pensador, educador, político y fundador de la escuela Ru de pensamiento Chino. Sus enseñanzas, preservadas principalmente en el libro Lunyu o Analectas, conforman el pilar de la especulación China sobre la educación y el comportamiento del hombre ideal, como un individuo debería interactuar con los demás y conducirse en su vida diaria, así como las formas, tanto de gobierno como de sociedad, en las que deberían involucrarse y participar.

El nombre real del filósofo y pensador era Kong Zi o Maestro Kung, nombres que, traducidos al latino por monjes Jesuitas siglos después de su muerte hallaron la forma occidental actual, Confucio.

Las fuentes de información sobre la vida de Confucio so una mezcla de hechos ciertos y ficción. Muchas de las leyendas que rodean la figura de Confucio alrededor del SII ac fueron recogidas por el historiador de la corte de la Dinastía Han Sima Qian (145-85 ac) en su conocida obra Shiji.  Esta colección de relatos comienza citando a Confucio como descendiente de la familia real del estado de Song, de donde su abuelo tuvo que huir de los disturbios que tuvieron lugar en su ciudad natal Song, afincándose en Lu, cerca del actual pueblo de Qufu en el sureste de la actual estado de Shadong, donde la condición de su familia se vio reducida a la pobreza. Confucio, aparentemente nacido como resultado de las plegarias de sus padres por tener un hijo en la colina de Ni (Qiu), conoció la pobreza desde niño, viviendo una infancia humillante, siendo forzado en su adolescencia a asumir trabajos tan “bajos” para la época como el de cuidar ganado o hacer de contable. Aunque existen ciertas dudas sobre la educación recibida, la tradición indica que estudio los rituales Daoistas con el maestro Lao Dan y música con el maestro Chang Hong.

Es sabido que alrededor de su cincuentena, Confucio estaba rodeado por una serie de discípulos a quienes enseño, además de involucrarse en asuntos de política en el estado de Lu. El numero de discípulos de Confucio está rodeado de cierta incertidumbre debido a las diferencias entre las distintas fuentes que citan hasta 3000 (Sima Quian), siendo el mismo historiador el que en otros textos cita solamente 72. Mencio así como otros textos citan la cifra de 70. Las cifras en cualquier caso, resultan dudosas, ya que el numero 72 (cifra también utilizada para fijar la muerte de Confucio) era un número mágico de gran trascendencia en la antigua China.

A la edad de 50, cuando el Duque Ding Lu ostentaba el poder desde el trono, el talento y habilidades de Confucio fueron reconocidos, siendo nombrado Ministro de Obras Publicas en primera instancia, y más adelante Ministro del Crimen. Aparentemente, Confucio ofendió a ciertos miembros de la nobleza de Lu, siendo forzado a dimitir y partir al exilio. Como en otros relatos de la antigua Tradición China, el exilio y el sufrimiento son hechos comunes en las vidas de los héroes de la misma. En compañía de sus discípulos, Confucio dejo Lu y viajo por los estados de Wei, Song, Chen, Cai y Chu, inicialmente buscando un patrono que pudiera darle empleo, pero solo encontró peligros e indiferencia. Algunos de estos episodios se conservan en el libro de Shiji.

Confucio vuelve a Lu en el 484 ac donde permanecerá el resto de su vida enseñando a sus discípulos, ordenando algunos clásicos  antiguos tales como “El Libro de las Canciones” y “El Libro de los Documentos” asi como editando los “Anales de la Primavera y el Otoño” la crónica de la corte de Lu.

La importancia de Confucio procede en la difusion de su pensamiento despues de su muerte, siendo su pensameinto una respuesta al clima de desorden y de luchas entre señores feudales que impregnaba China en la epoca.

La doctrina de Confucio se apoya sobre la creencia de que un hombre demuestra su valor desde la practica de la virtud, la rectitud, el amor, la humanidad, la generosidad y el respeto a las padres y ancestros. No existiendo ningun comentario con respecto a lo que hay “mas alla” no es descabellado argumentar que el Confucionismo es mas una etica que una religion, no pretendiendo en ningun momento trascender mas alla de los estrictamente concerniente a la persona, y en su maxima extension, a la condicion de principes y gobernantes.

Desde la exposición derivada de sus viajes, y la percepción generalizada de su respeto a las reglas y buenas costumbre tradicionales Chinas, su fama y conocimientos se extendieron primero por el estado de Lu para mas tarde ser conocido y admirado en toda la China Feudal.

Su giro hacia la ética, la moral y la tradición, tuvieron un gran impacto en la época, entre otras razones, debido a que tras largos años de guerras intestinas, la religión se había desvirtuado en gran medida dando paso a creencias mágicas no soportadas por un entramado de pensamiento solido.

Canonizacion Postuma

No sería hasta muchos años después de la muerte de Confucio, que escritores tales como Sima Tan, Sima Quian y Liu Xiang destilarían elementos filosóficos de las enseñanzas del maestro. Del estudio de los textos producidos por los mismos en relación con el Canon confucionista surgieron varias escuelas de pensamiento.

En el año 480 ac, el año después de su muerte, se erigió un templo en honor a Confucio, del cual derivo un culto que más tarde evolucionaría en la adoración de su espíritu. Los sacrificios al espíritu de Confucio formaban parte de un sistema de cultos de sacrificio a otros dioses y espíritus.

En el año 195 ac tiene lugar un importante evento en el proceso de canonización, cuando el emperador fundador de la Dinastía Han (Han Gaozu, reinado 206-195 ac) ofreció un Gran Sacrificio al espíritu de Confucio en su tumba en Qufu. El emperador Han, siguiendo el consejo de Dong Zhongshu (179 104 ac) expulso de la corte a todos los estudiosos canónicos que predicaban las enseñanzas de libros no Confucianos (llamados Eruditos) estableciendo al Confucianismo de forma tacita como culto único de la corte imperial. El establecimiento del Canon Confucionista como enseñanza única se revelaría mas tarde como primordial en la evolución del Confucionismo como ortodoxia, siendo parte integral del sistema de examen de servicio civil como el método más importante de acceso a nombramientos dentro de la burocracia imperial.